El Presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont hizo ayer algo por lo que pasará a la historia. Pero no lo hará para bien ni para mal. Sólo pasará a la historia como alguien que se ríe de todo el mundo y que cree que tiene él la sartén por el mango y el poder en todo el país. Desde Moncloa, el Gobierno considera que es inadmisible “hacer una declaración implícita de independencia para luego dejarla en suspenso de manera explícita”, en alusión al discurso de ayer por la tarde del presidente catalán en el Parlament.

 

 

Desde luego Puigdemont ha quedado retratado ante toda Cataluña y ante toda España. No ha dejado contento a nadie. Ni a los independentistas que ya se creían un país ni a los unionistas que ha visto cuales son las intenciones reales del presidente catalán. Toda una farsa lo que se vivió ayer.

 

 

-Abraham G.-

 

Recibe todos nuestros vídeos y noticias

Introduce tu correo para ser el primero en recibir todas las novedades

Únete a otros 1.416 suscriptores

Загрузка...