El pasado mayo Xavier García Albiol volvió a ganar las elecciones municipales en Badalona. Con una subida de más de 1 punto respecto 2011 -pese a la bajada generalizada del PP en el resto de municipios- Albiol obtuvo 10 concejales, el doble que la segunda fuerza más votada. La segunda fuerza fue Badalona en Comú, una coalición de izquierdas al estilo Ada Colau, que tenía como único objetivo echar a Albiol de la alcaldía y revertir su obra de gobierno. Una obra de gobierno muy aplaudida -y respaldada en las urnas- en aquellos barrios más conflictivos, donde consiguió poner orden. Y lo consiguieron a través de un pacte de perdedores que indignó a buena parte de la población badalonina, que se concentró delante del Ayuntamiento el día de la investidura para apoyar a García Albiol.

En los primeres meses de gobierno de este mix de partidos independentistas con el apoyo vergonzoso del PSC, las únicas medidas han sido la destrucción de la obra de gobierno del que fuera edil popular. En primer lugar, la nueva alcaldesa eliminó una patrulla especial para combatir la delincuencia, creando más sensación de inseguridad en aquellos barrios donde Albiol había actuado.

En segundo lugar paralizó inversiones. Albiol apostó fuertemente por el canal olímpico, que hubiera permitido crear una importante zona económica. El nuevo consistorio no apuesta por esta inversión y empresas interesadas en el proyecto ya han desistido.

Si miramos en su web no encontramos gran cosa más, excepto postureo e insultos a Albiol al que llaman mafioso.

Estos personajes son los que gobiernan la tercera ciudad de Cataluña. Vamos a dejar que ahora el independentismo de ERC y CIU – que dan apoyo a esto- y la izquierda más radical de la CUP y de elementos como los que gobiernan Badalona hagan lo mismo con Cataluña?