Ahora resulta que el ganador portugués de Eurovisión es catalán e independentista… Eso parece que quieran mostrar al mundo los catalanes.

Y es que Salvador Sobral huía del éxito sobrevenido por su triunfo en el programa ‘Ídolos’ de la televisión portuguesa. Se fue a estudiar y a vivir a Mallorca, trabajó en restaurantes, hoteles, bares… Pero llegó el invierno y dejó la carrera, y también dejó de recibir dinero de sus padres. Aún así los convenció que se quería dedicar a la música y le pagaron los estudios en el Taller de Músicos de Barcelona, donde dio clase durante dos años.

Pues por ello, los catalanes se sienten orgullosos con este chico y sacan pecho, aunque todos sabemos que si no hubiera llegado a Eurovisión, jamás ningún catalán se hubiera acordado de él.




Recibe todos nuestros vídeos y noticias

Introduce tu correo para ser el primero en recibir todas las novedades

Únete a otros 1.175 suscriptores