La conspiración de la que hablan los separatistas se esfuma. Ni Fernández Díaz, ni CNI ni “los españoles malos”. El enemigo lo tienen en casa. Los posibles trapos sucios de un hermano de Oriol Junqueras que se podían escuchar en la conversación grabada al Ministro del Interior y al Director de la Oficina Antfraude, los proporcionó Oriol Pujol, el hijo de Jordi Pujol con la intención de recibir un trato de favor en los procesos judiciales en el que estaban inmersos.

De momento no hay reacciones por parte de los independentistas sobre el hecho que las filtraciones vienen de dentro y que las traiciones, bajezas y chanchullos entre los que teóricamente quieren construir un “nou país lliure de corrupció” están a la orden del día.




SUSCRÍBETE

 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a ElSaqueoCatalan y estar al día de todo el despilfarro independentista