Uno de los temas más recurrentes en una hipotética independencia de Cataluña es el de la deuda Los independentistas creen que España tendrá que negociar. Nada más lejos de la realidad. Si se pusieran chulos serían ellos los máximos perjudicados. Veamoslo.

Qué deuda tiene el Estado y qué deuda tiene Cataluña como Comunidad Autónoma?

La deuda pública española és de 1.053.000 millones de euros, lo que representa casi el 98 % del PIB español. Entre 750.000 y 800.000 corresponderían al gobierno central. El resto se repartiría entre Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. En el caso de Cataluña la deuda supera los 60.000 millones.

La inviabilidad de Cataluña en caso de un reparto aceptado por el Estado

En un ejercicio de política ficción podemos establecer que el Estado acepta la independencia de Cataluña y se siente a negociar el reparto de deuda. No hay ninguna duda que la actual deuda de la Generalitat seguiría siendo deuda de Cataluña. El problema vendría en determinar qué porcentaje de la deuda del Estado corresponde a Cataluña. Un criterio sería el de población y el otro el de porcentaje del PIB. El más lógico es este último.

Cataluña representa un 19 % del PIB español. Si la deuda del Estado es de unos 800.000 millones de euros a Cataluña les corresponderían unos 150.000 . Sumado, claro está a los 60.000 millones que debe el gobierno autonómico. A eso habría que sumar la deuda de los Ayuntamientos con lo que Cataluña empezaría su andadura independiente con más de un 100%  de porcentaje de deuda sobre el PIB y con poca capacidad para hacer frente a esa deuda. Los vencimientos de deuda deberían ser financiados con deuda nueva y es ahí donde viene el problema. Quién prestaría a Cataluña? A qué porcentaje de interés?

Las consecuencias de un impago de los compromisos catalanes con sus acreedores

Los independentistas amenazan con no pagar al Estado los más de 30.000 millones de deuda catalana que éste posee después de haber financiado a Cataluña con el Fondo de Liquidez Autonómica. En el supuesto remoto de una DUI, esto no sería una medida de presión factible para España.

En primer lugar porque el Estado tiene los mecanismos suficientes para evitar que Cataluña ejerza potestades propias de un Estado.

En segundo lugar porque Cataluña necesita de esa financiación a coste 0 para seguir adelante. Se calcula que gracias al FLA Cataluña ha ahorrado unos 8.000 millones de euros en interés, algo que financieramente es clave.

Y en tercer lugar porque un incumplimiento de los compromisos de pago pondría a Cataluña en el punto de mira de los mercados, lo asimilaría a un pais poco serio e implicaría que el interés de la financiación se dispararía a límites insospechados.

Conclusión

En el mejor de los casos- poco probable porque nada hacer pensar que España aceptará la independencia de Cataluña- la Generalitat tendría graves problemas para financiarse y para afrontar la deuda.

En el segundo de los casos, el preferido por los independentistas, la situación sería un caos. La unilateralidad y el incumplimiento de la ley y de la seguridad jurídica, perjudican mucho en los mercados internacionales y Cataluña no tendría reconocimiento suficiente para acceder a los mercados internacionales de deuda a un interés no menor del 15 o 20 %.

 

SUSCRÍBETE

 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a ElSaqueoCatalan y estar al día de todo el despilfarro independentista