Informa El Confidencial:

El libro de memorias que Luis de Guindos presenta mañana junto al presidente Mariano Rajoy (‘España amenazada’, editorial Península) guarda más sorpresas que el mero ajuste de cuentas que el ministro lleva a cabo con su antiguo jefe, Rodrigo Rato, y con el exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez. En un capítulo dedicado a explicar cómo se articuló el rescate a las comunidades autónomas, el ministro asegura que en 2012 la Generalitat de Cataluña, gobernada entonces por Artur Mas, llegó a barajar la posibilidad de hacer un ‘default’, una suspensión de pagos, “por razones políticas” y para alimentar así el sentimiento independentista entre sus ciudadanos.

Esta situación se produjo en el verano de 2012, “en plena tormenta financiera en España”, y Cataluña tenía que hacer frente en ese momento a un vencimiento de mercado de capitales. La Generalitat pidió un anticipo al Tesoro “y se lo facilitamos”, explica Guindos. “Para nuestra sorpresa, un día antes de efectuar el pago, los responsables en la Generalitat nos dijeron que era posible que hubiera un impago porque había otras prioridades (farmacias y entidades de servicios sociales). La decisión era hacer ‘default’ por razones que nos presentaron como políticas”, añade.

“Nos llegaron a decir que dejar de hacer frente a esos pagos era abonar el terreno para el independentismo, ya que cuanto más descontento social hubiera, mejor para los separatistas. Entonces gobernaba CiU en solitario en Cataluña. El asunto se resolvió gracias al sentido común que, con bastante dificultad a veces, suele casi siempre abrirse paso”.




SUSCRÍBETE

 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a ElSaqueoCatalan y estar al día de todo el despilfarro independentista