Lo ha cambiado por uno más joven. Esa es la sensación que tienen en los ámbitos convergentes próximos a Mas y a su lugarteniente Quico Homs, al ver las imágenes de la Rahola de fiestón ampurdanés con el nuevo Presidente Carles Puigdemont.

Unas imágenes que han desatado la polémica en el seno de Convergencia, o Partit Demòcrata Català, como se hacen llamar ahora. La imagen frívola de Puigdemont, contrasta con la seriedad y la imagen institucional que intentaba transmitir Artur Mas. Consideran que estas fotos, en un ambiente pijo y de alto poder adquisitivo pueden dañar -todavía más- las opciones convergentes en unas eventuales elecciones anticipadas.

También influye la guerra fría que desde hace tiempo mantienen los sectores próximos a Mas con los sectores de Puigdemont, con la intención de hacerse con el control absoluto de un partido camino de ser residual en Cataluña.




SUSCRÍBETE

 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a ElSaqueoCatalan y estar al día de todo el despilfarro independentista