En el año 2012 el Estado creó unos mecanismos especiales de financiación para los Ayuntamientos con el objetivo de poner al día las deudas de éstos con proveedores.

A la medida se podían acoger todos los Ayuntamientos españoles siempre que luego cumplieran unas condiciones con el objetivo de ser viables financiera y presupuestariamente.

Si bien al principio los interés de estos créditos superaban el 5 %, la mejora macroeconómica en España permitió al gobierno central tomar varias medidas para suavizar esas condiciones. En primer lugar, permitió una carencia a aquellos Ayuntamientos que así lo solicitaran.

Finalmente, a finales de 2014 anunció que durante el 2015 perdonaría los intereses del año actual, una medida que, con casi toda seguridad se volverá a implementar en 2016 y que se alargaría en el tiempo siempre que las condiciones de financiación de España en los mercados internacionales se mantengan como hasta ahora.

Qué implicó este mecanismo?

Este mecanismo supuso un respiro para pymes y autónomos. Hay que tener en cuenta que en muchos municipios había empresas pequeñas o muy pequeñas con amplias facturas impagadas por parte de sus entes locales. No es lo mismo que una empresa de 100 trabajadores tenga pendiente de cobrar 50.000 euros a que esa cantidad la tenga pendiente un pequeño autónomo. Gracias a este mecanismo los proveedores pudieron cobrar al momento todas las facturas pendientes. Con eso pudieron pagar sus deudas -sí es que las tenían- y en muchos casos fue posible la viabilidad de la empresa.

Por otra parte, el mecanismo sirvió para ordenar las deudas municipales, sacar facturas del cajón y saber en qué situación estaba cada consistorio y cuales eran las mejores medidas a tomar para estabilizar sus respectivas situaciones financieras.

Cuanto ahorra en 2015 cada Ayuntamiento?

 Por poner un ejemplo, un Ayuntamiento que en 2012 pidió 10 millones de euros a este fondo, ahorra en 2015 un total de medio millón de euros.  Depende mucho del tamaño del Ayuntamiento, de su deuda, de su propia capacidad para generar recursos, etc, pero en un Ayuntamiento de unos 30.000 habitantes que pidiera esa cantitdad, la medida permitiría bajar el IBI un 5 % aproximadamente.
Sería posible esa medida en una Cataluña independiente?

Cataluña no podría tomar una medida de este calado para financiar sus Ayuntamientos. El rating de la deuda de una supuesta Cataluña independiente implicaría tener que pagar unos intereses astronómicos. Si gracias a esta medida hablábamos de un 5 % de ahorro en el IBI -eso ya dependerá de cada Ayuntamiento- en el caso de independencia no habría ahorro, sino subida. Esta podría ser de más de un 10 %. Y todo con el objetivo de financiar una deuda que, de no poder pagarse, seguiría incrementándose.
Conclusión
Los independentistas obvian que la primera consecuencia económica negativa de una Cataluña independiente sería la enorme dificultad para pagar la deuda, que a su vez conllevaría consecuencias negativas como la que explicamos en este artículo o las que explicamos en otros artículos de esta sección, como podría ser la dificultad en el pago de las pensiones.

SUSCRÍBETE

 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a ElSaqueoCatalan y estar al día de todo el despilfarro independentista